“Vida Nueva nació con todas las bendiciones del ámbito renovador de la Iglesia”

diciembre 15, 2009

  “Cada director ha hecho lo mejor que ha podido”, espeta el andaluz ante la pregunta por los anteriores dirigentes de la Revista. En la Conferencia Episcopal “haría falta mayor comunicación con la sociedad. Las condenas no ayudan”.

JUAN RUBIO FERNÁNDEZ -DIRECTOR DE LA REVISTA VIDA NUEVA

Cerrando el 50 aniversario de la Revista // http://www.blogdsi.typepad.com

Ha probado dos platos muy apetitosos que cualquier periodista y presbítero desearía degustar: la prensa generalista y la religiosa. Pero para más inri, desde 2007 dirige una Revista de información religiosa en cuyas redacciones se vivió el Vaticano II “con ilusión y esperanza, y con la responsabilidad que daba el saber que estaban siendo portavoces de la dinámica interna del Concilio”.

      Pero antes de afrontar la aventura de Vida Nueva fue presbitero en Andújar y Jaen, ciudades donde tuvo la experiencia de vivir la fe en una comunidad parroquial. Como periodista empezó su andadura en el Diario de Jaén. También trabajó en el Ideal y conoce el soporte radiofónico de Onda Cero. Su pueblo natal es Fuerte del Rey (Jaén),  aunque le encanta descansar en Andújar, lugar donde acude cada vez que su trabajo se lo permite. Allí, reposa y repasa sus literatos favoritos:  Flaubert, Tolstoi y mujeres escritoras. 

     Le apasiona viajar: Praga, Berlín y Roma son las ciudades que más le han encandilado. Además, conoce muy bien Granada y Sevilla. En la primera ciudad se licenció en Teología y en la segunda obtuvo la carrera de Periodismo. Preside la Asociacion provincial de Cronistas Reino de Jaén, es miembro del Consejo Editorial de Sal Terrae, y ha recibido dos  premios en el mundo de la comunicación: el Premio de  Jaen de Periodismo y el Premio de Periodismo Ciudad de Úbeda.

P: Vida Nueva nació en enero de 1958, comenzando su andadura nueve meses antes de la elección pontificia de Juan XXIII. En tiempos del liderazgo de Pío XII, ¿cómo se percibió una revista que pretendía ser comprometida pero, al mismo tiempo, ejercer una función crítica dentro de la Iglesia?  

R: Nació como resultado de la unión de varias revistas como Incunable, Pax, etc., en los ámbitos de la Pontificia de Salamanca y del Colegio Español de Roma. Fue un adelanto de la primavera conciliar, algunos de cuyos atisbos en campos teológicos, pastorales, bíblicos y litúrgicos ya habían aflorado en el pontificado de Pío XII.

P: Pérez Lozano fue el primer director de la Revista, arrancando esta aventura renovadora. ¿Tuvo obstáculos por parte de la Santa Sede?   

R: Todo lo contrario, nació con todas las bendiciones del ámbito renovador de la Iglesia, del mundo que hizo posible la aplicación del Concilio en España y que luego sería la jerarquía de los años setenta. También desde Roma se le veía como necesaria. No olvides que en el Colegio español estaba Javierre, uno de los impulsores del proyecto.

(Video – 1´:32″)

P: ¿Cómo fue la acogida en la jerarquía de la Iglesia española?

 R: Buena, entonces. Después llegaron algunos problemas puntuales…

 P: Dejemos esos problemas para después… El segundo director de la revista, Luis Martín Descalzo, definió la revista de este modo: “El grupo PPC era conciliar y tradicional antes del Concilio, y es tradicional y conciliar después de él. Cree en la necesidad de renovar la Iglesia, pero está seguro de que esa renovación sólo puede venir por un verdadero regreso a las raíces evangélicas”. ¿Cree que la Iglesia Católica de aquel momento volvió a sus raíces?

 R: Creo que sí. Volvió a las raíces y volvió a la Patrística, algo muy importante. Trento no pudo tener la riqueza de la Patrística total porque faltaba conocimiento de las fuentes de los Santos Padres y traducciones oportunas. Con el Concilio ya se tenía (estas fuentes) y la gran corriente patrística influyó mucho en la renovación, así como en la gran reforma de la Teología Bíblica, incluso protestante.

P: ¿Cómo se vivió el Concilio Vaticano II en la redacción de Vida Nueva?

 R: Con ilusión y esperanza, y con la responsabilidad que daba el saber que estaban siendo portavoces de la dinámica interna del Concilio. Se creaba opinión sobre los grandes temas. Hoy sería interesante volver a leer las crónicas de Martín Descalzo en aquellos tres tomos Un periodista en el Concilio. Se vivía con conciencia de ser una plataforma para expresar el bullir interno de la Iglesia reunida en Concilio.

 P: Los directores de la Revista se han encontrado a distintos líderes de la Iglesia tanto a nivel local como universal. ¿Cuál ha sido el periodo en el que hubo mejores relaciones entre editorial y jerarquía católica?

 R: Siempre hubo cierto feeling entre un sector del episcopado y la revista. Durante el periodo de Tarancón fue bueno. Las cosas se torcieron con la destitución de Pedro Miguel Lamet y los cambios que se produjeron con el tándem Juan Pablo II-Suquía. Fueron años malos, aquellos, con mucha influencia del Opus Dei en la sombra. No hubo entendimiento y, entonces, PPC optó por cambiar al director.

Juan Rubio y Santiago García Aracil presentan una obra de 16 cuentos de Navidad escritas por el arzobispo / EMILIO PIÑERO

 P: ¿Cuándo y por qué se dieron los mayores conflictos?

 R: Conflictos fuertes fundamentalmente se dieron durante la Asamblea Conjunta Obispos-sacerdotes, en el caso Añoveros, en algunas informaciones sobre el Opus Dei, y en la muerte de Juan Pablo I. Eran momentos de tensión y la revista representaba a un sector muy definido. Hace poco, en una tesis doctoral que se ha hecho sobre la revista, que se ha publicado en un libro, se hacen apreciaciones nada justas sobre aquellos años que aún están por revisar. Disentir no era estar contra el dogma, sino contra algunas actuaciones de la jerarquía que después se ha demostrado que estaban equivocadas.

 P: La Revista lleva más de cincuenta años ejerciendo su función crítica en la Iglesia y en la sociedad, ¿qué cree que ha aportado Vida Nueva a la Iglesia Católica española?

 R: Yo no la llamaría función crítica, sino que significativa. El denominador común de la Revista se puede definir como diversidad en la comunión. Somos una voz en la Iglesia. No somos la voz de la Iglesia.

 P: ¿Ha cooperado con las otras Iglesias cristianas?

 R: Siempre ha tenido un espacio para el sano ecumenismo y en sus páginas se han abordado los temas sin pasión, pero con profundidad. Lo ecuménico está en el ADN de la propia revista

 P: ¿Y en la esfera civil…?

 R: Interesante la relación con la vida pública, cultural, política, económica. Siempre hubo presencia de estos ámbitos.

 P: Centrándonos más en el presente, ¿qué le parece la línea actual de la Iglesia de Roma?

 R: Se está cerrando el ciclo del pontificado de Juan Pablo II. Un pontificado largo que ha marcado profundamente a la historia de la Iglesia sobre ejes novedosos de pensamiento y actuación, muy marcados por el carácter del papa polaco. En la actualidad se va concluyendo aquel pontificado al que el Papa actual no es ajeno. En Roma se vive una gran apuesta por la acción social de la Iglesia en el mundo con planteamientos claros de una tercera vía entre capitalismo y marxismo. Pero a nivel interno se mantiene una interpretación del Concilio preocupante, que lleva a la búsqueda de cierta sacralidad que se cree perdida por la mala interpretación conciliar. Lo que parece una involución es más hacia el interior, es decir a la definición e identidad, que hacia el exterior, a la misión de la Iglesia en el mundo. Preocupan más los temas de la laicidad en Europa, pero la Iglesia ¡no es sólo Europa!

 P: ¿Cómo definiría el perfil de la Conferencia Episcopal Española de hoy?

 R: Tienen su hoja de ruta, la que marca Roma. Personalmente cada obispo trabaja en su diócesis con ilusión y con las dificultades propias del momento, pero no olvides que la Iglesia española no es la Conferencia Episcopal. La Iglesia es más variada y rica. Es verdad que como conjunto la Conferencia tiene ante si retos distintos y dificultades concretas. No es fácil acertar. Haría falta mayor comunicación con la sociedad y crecer en proposiciones. Las condenas no ayudan.

 P: ¿Cumple, entonces, la Conferencia Episcopal esa función crítica en la sociedad, como empezó a fraguar el Cardenal Tarancón, o la excede?

 R: Insisto: no hay que ser críticos, sino proféticos. En todo momento, desde que existe la CEE, sus documentos son serios y proféticos, y han podido verse como críticos para con la sociedad. Pero es que la Iglesia tiene que hablar en todo momento sin ver si molestan sus palabras. Lo que pasa es que se salen de contexto muchas veces, o se sacan. No olvidemos que Tarancón no tenía el mundo mediático que hay hoy. Y esto debería saberlo también la Conferencia Episcopal para que sus mensajes lleguen con nitidez.

Juan Rubio Fernández // http://www.atrilylápiz.blogspot.com

P: ¿Tiene Vida Nueva empatía con la Conferencia Episcopal Española? 

R: Vida Nueva no tiene como referencia Añastro, sino al evangelio, al Vaticano, a sus lectores y a nuestro sentido eclesial. Añastro es un foco de información importante, pero la comunión afectiva y efectiva, y la fidelidad creativa la tenemos con el sucesor de Pedro. Ni pretendemos ni somos la voz oficial de la Jerarquía, sino una voz abierta, plural, eclesial, evangélica y conciliar, en la misma Iglesia.

 P: Otras cabeceras religiosas y medios de comunicación la tienen…

 R: Puede ser. Cada medio pone sus límites, sus intereses y su línea editorial. Cada uno tiene el derecho a fijar su propia línea. Y hay que respetarlo…

P: ¿El periodismo institucional es verdadero periodismo?

R: Puede serlo como tal, institucional. Hoy cada vez se valora más la presencia de buena comunicación institucional. Muchos problemas se evitarían así, no confundiendo proselitismo de pluma con servicio a la institución desde la comunicación. Aunque eso es mucho pedir, porque luego vienen los oficialismos… 

P: Entonces, ¿está de acuerdo con los medios de comunicación religiosos que sólo hacen propaganda al estilo de Diderot, en vez de ejercer la labor crítica tan característica del periodismo moderno?

 R: ¡Y dale con la crítica…! El periodismo no sólo debe ser crítico sino que ha de ser significativo, serio, honrado y nunca guerrillero. La palabra es sangre en algunas ocasiones, pero la palabra tiene que ser significativa la visión del mundo y del hombre, sobre todo en tu línea editorial. Con respeto se puede decir todo. Así, para algunos será una crítica y para otros un halago.  

http://www.vidanueva.es

P: ¿Cómo calificaría el tratamiento de la información religiosa en la prensa generalista española? 

R: Se ha avanzado mucho cuando lo hacen profesionales, independientemente de la ética desde la que se escriba o el titular que te pidan. Yo creo que en España hay esfuerzos loables y serios. Aunque con algunos no esté de acuerdo, sin embargo la información religiosa la hacen bien… Otra cosa es que a sus redactores jefes y directores no les cuadre y les den el tema a otras secciones. Es entonces cuando destrozan las noticias y sirven a la mentira. Pero los profesionales de  la información religiosa generalista son grandes periodistas que saben lo que dicen.

 P: Usted procede de otros medios de comunicación que no pertenecen al sector religioso, ¿qué cambios se han producido en su vida y trayectoria profesional desde que dirige Vida Nueva?

 R: Cambios importantes para ver el bosque y no sólo el árbol, para apreciar que la gente es buena y actúa con buena intención y, sobretodo, a encuadrar las cosas. No todo es blanco ni negro. Estos años me han ayudado a ver al Iglesia de otra manera; más cercana.

 P: ¿Ha perdido amigos?

 R: ¡No!, ¡qué va….! Uno pierde pocos amigos a partir de los 50 años. Se van consevando y ganando, pero perdiendo pocos. Los que se fueron, ya están idos.

 P: ¿Los ha ganado?

 R: Sí. Muchos y buenos….Tú, por ejemplo

 P: ¿Cómo era la revista antes de su llegada y cómo es en la actualidad?

 R: No entro en esas valoraciones. Cada director ha hecho lo mejor que ha podido. Yo hoy tengo un Consejo editorial y un Consejo de redacción que conforma un excelente equipo con buenos resultados. En Febrero, después de tres años como director, tenemos la revista con nuevo diseño y, ya desde nuestro proyecto global, comenzando las ediciones en América Latina.

 P: ¿Le gustaría a Vida Nueva estar más presente en los kioscos?

 R: No está contemplado en un futuro cercano. Somos revista especializada y nuestros suscriptores nos renuevan la confianza cada año.

 P: ¿Cómo va a caminar Vida Nueva por el siglo XXI?

 R: Será un proyecto global con mirada a América Latina y a ese gran mundo de la red.

 P: ¿Será un sendero angosto para la Iglesia…?

 R: El siglo XIX ¿Será el gran siglo de la Iglesia? Estoy convencido, pero cuando se despejen prejuicios de la Historia y podamos seguir ofreciendo el mensaje de Jesús. Es la garantía de éxito.

 P: Deseamos, desde nuestro blog, lo mejor para usted y para la Revista Vida Nueva. Muchas gracias por atendernos.

 R: A vosotros. Suerte y adelante. 

(Entrevista no realizada en directo)


Bélgica decora la Plaza de San Pedro

diciembre 7, 2009

Los belgas han adornado la Plaza de San Pedro del Vaticano para la celebración de la Navidad. Han regalado un gigantesco árbol de más 100 años de existencia que, junto al nacimiento, le hará la competencia a la Basílica de San Pedro 

Un grúa colocando el árbol de Navidad junto al obelisco // lanacion.com

El pasado 4 de diciembre los turistas que guardaban cola para acceder a las instancias del Vaticano, ante el desconcierto de ver llegar a una grúa, se empezaron a preguntar si la Basílica estaba restaurándose. Sin embargo, no era así. Los transeúntes que allí se econtraban atendieron a un hecho que se produce cada año por estas fechas: la colocación tradicional árbol de Navidad junto al obelisco central de la plaza de San Pedro. 

   Esta vez, las cámaras de los peregrinos se olvidaban de la magnánima arquitectura proyectada por Gian Lorenzo Bernini, enfocando a un árbol flanqueado por una estructura metálica que también acogerá a un gigantesco y tradicional nacimiento navideño. 

     Hoy los protagonistas de la plaza no eran los cardenales vestidos de púrpura, sino que los empleados de la Sede Apostólica que plantaban un árbol procedente de los bosques de Ardennes, en la región de Valonia, en Bélgica.  A partir de ese momento, los trabajadores del Vaticano se han puesto a decorar un ejemplar de abeto de la especie epicea abies que tiene más de 100 años, un diámetro de siete metros y pesa aproximadamente 14 toneladas. 

(Video –  1´:06″)

 

     Fue Juan Pablo II quien sugirió que se colocara la representación del misterio de Belén, siguiendo el espíritu del Nacimiento realizado por san Francisco de Asís en 1223. Desde hace 27 años, diferentes regiones de Italia y de Europa se turnan para ofrecer el árbol que acoge a los miles de peregrinos que llegan a la plaza de San Pedro entre Navidad y el día de Reyes. Benedicto XVI ha seguido esta tradición y ha destacado el valor de la tradición de los Nacimientos y los árboles de Navidad, cuando ese estrenó su pontificado que “el belén no es sólo un elemento de “espiritualidad”, sino también “de la cultura y del arte”.

Todo preparado para la inauguración

Quienes tienen la máxima  responsabilidad de la continuidad de esta tradición es el laboratorio electrotécnico y electrónico de la Dirección de los servicios técnicos de la Gobernación del Vaticano.  Desde sus oficinas, han asegurado que el árbol será decorado con dos mil esferas plásticas doradas y plateadas, así como con mil quinientas luces leds que son “más eficientes en cuanto al consumo y la manutención”, según la publicación L’Osservatore Romano (fuente de Aciprensa). 

    Fabio Mauro, portavoz de Wallone a l’Exportation (Bélgica), entremezclado con los turistas, también estaba presente en dicho acontecimiento para supervisar la subida del árbol. Con un ojo puesto en los operarios que levantaban al abeto y con otro puesto en los periodistas, respondía a las preguntas señalando: “desde Bélgica esperábamos con gran expectación decorar de esta forma la plaza de San Pedro desde hace ya cinco años”. 

El árbol fue cortado el pasado 26 de noviembre y trasladado en camión hasta Roma, donde llegó al alba del 4 de diciembre junto a otros 45 pinos de la misma región, que adornarán diversas habitaciones y las oficinas del Palacio Apostólico. Como aseguraba el operario, el encendido está previsto para la tarde del 18 de diciembre durante una ceremonia en la que acudiran ya no sólo acudirán turistas, sino que participarán personalidades como el gobernador del Estado de la Ciudad del Vaticano, Giovanni Lajolo, y el ministro de Comercio Exterior de Valonia, Jean-Claude Harcourt, el obispo de Liegi, Aloys Jousten, y el embajador de Bélgica ante la Sede Apostólica, Frank De Coninck. 

El Papa saludando después del Ángelus del pasado 25 de diciembre // lanacion.com

    Hasta ese día, todos los que circulen por la Plaza de San Pedro podrán observar el progreso de un Árbol de Navidad, que permanecerá en la entrada de la Basílica hasta el 2 de febrero de 2010, fiesta de La Candelaria. Por ahora, no se han producido protestas de ecologistas a la Santa Sede como ya viene siendo habitual. Otros años, algunas asociaciones han denunciado el “poco ejemplo que da el Vaticano” al sacar de los bosques árboles con tantos años de antigüedad. 

    En cualquier caso, los cardenales tienen ya una excusa preparada, por si a algún ecologista se le ocurre pasarse por la plaza para protestar por esta iniciativa. Tras la remoción su madera, el árbol será utilizado para crear esculturas que serán vendidas para fines sociales, con el objeto de recaudar dinero y beneficiar a los pobres. 

Weblografía: Orígen, sentido y significado religioso del árbol de Navidad; Obra arquitectónica de la Basílica de San Pedro del Vaticano; crítica de ecologistas (años anteriores); ecologistas en contra de que se corten árboles en Navidad.


La trastienda de la crisis económica

diciembre 1, 2009

El escaparate del paro muestra a los nuevos pobres del siglo XXI; en el interior del comercio hallamos el problema desde el campo de la economía; pero escrutando más allá de una epidérmica reflexión nos topamos con el verdadero rostro de la crisis

Sucursal de uno de los bancos que han sucumbido a la crisis // minuto 59.com

“La crisis económica está sacando a flote la lujuria especuladora, la pereza de los reguladores, la envidia de los actores económicos, la codicia de los directivos, la gula de los inversores, la ira de los que pagan los platos rotos y la soberbia del mercado”. Así de explícito era Juan Rubio en su columna semanal de Vida Nueva, ante el espectáculo de  la crisis económica. En efecto, el director de la revista quería señalar la trastienda del asunto, que es de dónde realmente emana el problema.

     El presunto origen de la crisis económica está en Estados Unidos cuando la Reserva Federal bajó el tipo de interés (de 6% a un 1, 76%). De este modo, la actividad  económica del sector inmobiliario creció y los bancos, atraídos por el dinero fácil, concedieron hipotecas de manera desmesurada.

     Entretanto, se formó la llamada burbuja inmobiliaria, que estallo en el momento en el que los impagos y la caída libre de pisos se produjeron. Por ello, sucumbieron bancos que, en su momento, supieron sobreponerse incluso a la crisis del año 1929. Ese fue el caso de Lehman Brothers. Otros casos, como el de Bernard Madoff con sus hedge funds, estafaron directamente a Wall Street y a grandes compañías financieras como Fairfield Sentry, Kingate u Optimal por un fraude de 50.000 millones de dólares.

Los comedores asistenciales han sentido la crisis // http://www.respyn.uanl.mx

    El timo de Madoff fue catalogado de estafa piramidal, que consistía en pagar a los últimos inversores con el dinero de los nuevos accionistas que iban entrando, engañados por las promesas de obtener grandes rentabilidades. Este sistema, que se conoce desde hace al menos cien años, viene precedido por otro monumento que nunca se ha respetado plenamente en la historia universal: una pirámide jerarquizada por valores.

Estafa piramidal, pero de valores

Para ser conscientes de la longitud y profundidad de la actual crisis material hay que diagnosticar las causas desde la trastienda del problema. En ella, Barack Obama ha especificado quién ha tenido la culpa: “Este fraude gigante ocurrió en parte porque los reguladores no cumplieron su tarea”. Argumento por el que seguimos sin saber qué viaja por los sumideros del fracaso.

    Aunque la autoridad de la fuente pueda desautorizar su contenido, Mario Conde ha puesto el dedo en la llaga: “Más que ante una crisis económica, estamos ante una crisis de valores; la forma de pensar de las personas que han dirigido las organizaciones mundiales en estos años fue el gran problema”. En este sentido, numerosos economistas y politólogos no han tenido más argumentos científicos, se han salido de sus esferas disciplinarias y también han señalado a los valores como la causa principal de la hostilidad del paro.    

    En El tema de nuestro tiempo, José Ortega y Gasset plantea el problema de la verdad desde dos continentes bien separados por sus fronteras. En primer lugar, acusa al país relativista, de desmentir la existencia de la verdad y de tomar la imparcialidad y el escepticismo como bases esenciales de un programa, que “salva la vida evaporando la razón”. En efecto, la irracionalidad del empirismo inglés, el exacerbado individualismo liberal y el fracaso del materialismo histórico del maxismo han contribuido a nuestro drama actual.

Una apuesta por la educación como inversión para subsanar la crisis // inmaculadaconcepcion.org

     Por el contrario, desde la orilla del país racionalista, Ortega ve que la razón puede descubrir todo un universo de verdades infalibles con el seco y reduccionista punto de vista intelectivo. De este modo, afirma Ortega que por los recovecos cartesianos se introdujo el racionalismo instrumental tan criticado por Hanna Arendt, el cual se ha olvidado de la irracionalidad del color, gusto, sonidos, pasiones y amores.

     Para salir del atolladero de nuestro tiempo Ortega propone la razón vital, como una teoría que funda el conocimiento en la vida humana como la realidad radical, uno de cuyos componentes esenciales es la propia razón. Si el filósofo español estuviera con nosotros en la actualidad advertiría que “es preciso recuperar todas las esferas y perspectivas del conocer”

     En efecto, recuperar la razón para que los políticos disciernan en el nuevo modelo productivo, los empresarios se beneficien de sus inversiones favoreciendo a la comunidad, los trabajadores sean bien remunerados y los parados accedan a la bolsa laboral. Pero desenterrar la vida, donde imperen los clásicos ingredientes humanizadores de verdad, igualdad, justicia, dignidad, seguridad, solidaridad, honestidad y fraternidad.

Weblografía: International Monetary Fund;  The European Central Bank; Banco de España; Hegde fund; estafa piramidal; Razón Vital de Ortega.


El ecumenismo sigue enclaustrado en el laberinto de Babel

noviembre 21, 2009

El ecumenismo continúa siendo una tarea pendiente para la unidad de las Iglesias cristianas. Tras casi mil años de separación entre la Iglesia romana y la Ortodoxa, y medio milenio de la Reforma protestante, el camino del diálogo sigue pareciéndose al de Babel. La vuelta a los inicios del cristianismo y la descentralización romana continua siendo hoy una quimera. 

Encuentro de jóvenes de distintas confesiones cristianas, organizadas por Taizé // foros.marianistas.org

Fue el  Concilio Vaticano II el que impulsó con mayor vigor el ecumenismo; un esfuerzo por encontrar vías de comunión, que nace como respuesta a la división de los seguidores de Jesucristo en distintas Iglesias cristianas. En los albores del cristianismo el pluralismo eclesial era una constante, que quedaba materializado en cinco patriarcados: Jerusalén, Antioquia Alejandría, Constantinopla y Roma. Sin embargo, la uniformidad llegaría con el patriarca Gelasio (siglo V), quien se autoproclama papa en el cristianismo. A partir de ahí, la vida intraeclesial se ha visto perjudicada por la sombra del poder.

     El decreto del Vaticano II, Unitatis Redintegratio, se siente interpelado ante esta separación, que “repugna a la voluntad de Cristo y es piedra de escándalo y obstáculo para la causa de la difusión del Evangelio por todo el mundo”. Así pues, desde hace medio siglo la Iglesia de Roma cree que la unidad es ineludible, ya que “Jesucristo quiere todos seamos uno y que haya un solo Pastor y un solo Rebaño”, según se afirma en el documento conciliar.

     Los cismas que el cristianismo ha sufrido a lo largo de la historia, afectan hoy estadisticamente de la siguiente forma: de unos dos mil millones de cristianos, 1.100 son católicos; unos 350 son ortodoxos (separados en el siglo XI) y unos 600 pertenecen a las Iglesia nacidas de la Reforma Protestante (siglo XVI), que hoy representa la Comunión Anglicana y las Iglesias Evangélicas.

Avances ecuménicos

La Unitatis redintegratio, apunta las seis rutas más esenciales para que las Iglesias emprendan el camino del ecumenismo: 1.- Las reformas de la Iglesias (entendida en teología como ecclesia semper reformanda);  2.- La conversión del corazón; 3.- La oración constante y unánime; 4.- El conocimiento mutuo de los hermanos; 5.- La formación ecuménica;  6.- La cooperación entre los hermanos cristianos. Tras casi cinco décadas de este esperanzador documento, ¿se ha trabajado adecuadamente?

     En la Iglesia Católica, Juan XIII y Pablo VI son los que decidieron sentar los cimientos incipientes del diálogo. A partir de aquel momento, los subsiguientes sucesores de Pedro, eran los que tendrían que levantarse las mangas y ponerse a trabajar. Sin ir más lejos, el 24 de abril de 2005, día en el que comenzó el liderazgo católico de Ratzinger, el nuevo papa señalaba a la unidad de los cristianos como la verdadera prioridad de su servicio. Y, en otras ocasiones, el alemán ha calificado al ecumenismo como “compromiso prioritario, ambición y acuciante deber”.

Acuerdos de la Declaración de la Justificación por la fe entre Edward Cassidy (luterano) y Christian Krause (católico), en Ausburgo, 1999 // http://www.christusrex.org

     En efecto, en los últimos años, hay muestras inequívocas del avance ecuménico: las declaraciones conjuntas del Papa con el Patriarca de Constantinopla, con el Arzobispo de Canterbury, con el Arzobispo ortodoxo de Grecia y con el Arzobispo ortodoxo de Chipre; la reanudación de los trabajos de la Comisión Mixta Internacional ortodoxo-católica (especialmente, en su reunión de Rávena y la declaración aprobada de forma conjunta); la aceptación del Consejo Mundial Metodista de la declaración conjunta sobre la doctrina de la Justificación; un documento católico-anglicano sobre el papel de María; las celebraciones de la III Asamblea Ecuménico Europea; en la ciudad rumana de Sibiu, y la Asamblea Plenaria del Consejo Mundial de Iglesias, desarrollada en Porto Alegre (Brasil).

     En estos encuentros se ha podido ver que el diálogo ecuménico entre los católicos y las Iglesias Ortodoxas es menos arduo, ya que la distinta concepción del Primado o sucesión de Pedro es la diferencia más importante que los separa. Tampoco se puede decir que el diálogo entre católicos y anglicanos haya sido difícil. Eso sí, hasta el verano de 2008, en la Conferencia de Lambeth, puesto que ahí la Iglesia de Inglaterra decidió dar un paso progresista. A ellos les ha alejado de los católicos cuestiones sobre bioética, decisiones como el sacerdocio de la mujer y la legitimación de la homosexualidad. Estos temas han sido la causa de la división interna en el seno del anglicanismo. Por ello, el pasado mes, un grupo de 4.000 anglicanos conservadores decidieron separarse de su Iglesia  y unirse a la Católica.

(Video – 7:´32″)

     Hacer un análisis sobre los avances ecuménicos dentro de la Iglesias cristianas evangélicas es mucho más complicado de dictaminar. A nivel local, se organizan numerosos encuentros locales de oración ecuménica. Pero debido a las diversas denominaciones, el diálogo es mucho más dificultoso. De modo general, sólo se puede apreciar que las relaciones entre luteranos y católicos son cada vez más cómodas por el reconocimiento de la doctrina de la Justificación, por parte de la Iglesia de Roma.

     En España, la Alianza Evangélica de Iglesias Cristianas y la FEREDE son los dos organismos que velan por la unidad. Por poner un ejemplo, FEREDE aglutina a unas 2.200 congregaciones ligadas a la Reforma protestante, entre ellas la Iglesia Evangélica Española, La Iglesia luterana, la Iglesia de Filadelfia, la Comunión Anglicana, los Pentecostales, los Bautistas, los Presbiterianos, Asamblea de Hermanos, Asambleas de Dios y los Metodistas.

Obstáculos ecuménicos

A pesar de las, cada vez, mejores relaciones entre católicos y ortodoxos, Benedicto XVI ha dejado entrever lo difícil que es llegar a un acuerdo definitivo. Hace tan sólo tres años, llegó a manifestar “la dificultad de encontrar una concepción común sobre la relación entre el Evangelio y la Iglesia, sobre el misterio de la Iglesia y de su unidad y sobre la cuestión del ministerio en la Iglesia”.

     Benedicto XVI argumentaba en su discurso al Consejo Pontificio para la Unidad de los Cristianos en 2006 que habían “aparecido también nuevas dificultades en el campo ético, con la consecuencia de que las diferentes posiciones asumidas por las confesiones cristianas sobre las problemáticas actuales han limitado su capacidad de orientación de la opinión pública”.

Inauguración del Consejo Mundial de las Iglesias en 1948, Amsterdam // www.wcc-assembly.info

Inauguración del Consejo Mundial de las Iglesias en 1948, Amsterdam // http://www.wcc-assembly.info

     En los mismos términos desesperanzadores declaró Mariano Blázquez en el 2004, cuando ostentaba el cargo de secretario general de la FEREDE, espetando que “el ecumenismo está en horas bajas porque la jerarquía católica no quiere entablar un diálogo de iguales con el resto de confesiones cristianas”. Asimismo, Blázquez apuntó cómo los evangélicos estaban  “interesados en mantener una relación institucional, pero la jerarquía católica no”.

     Sin embargo, por aquellas fechas, un informe de la Conferencia Episcopal firmado por el responsable de Relaciones Interconfesionales del Episcopado, Ricardo Blázquez, señalaba: “en el último decenio, hemos experimentado signos de cansancio, de desilusión y de estancamiento. Algunos hablan incluso de crisis o de un invierno ecuménico”, aseveraba el informe.  

     José de Segovia, presidente de la Comisión de Teología de la Alianza Evangélica Española, ha manifestado sus reflexiones al asistir a un encuentro oficial entre la Alianza Evangélica Mundial y el Vaticano el pasado verano en Sao Paulo.  Este pastor y teólogo madrileño cree que el “ecumenismo católico-evangélico es un diálogo de sordos”. Asimismo, critica que “cualquier apelación a la verdad que llena la Escritura tiene que ser sometida a lo que enseña la doctrina romana”. José de Segovia, cree que en el diálogo con Roma “es imposible introducir el elemento objetivo de crítica, valoración, discernimiento fuera de sus enseñanzas,  traducciones, o interpretaciones”.

     El diálogo ecuménico de hoy sigue estando debilitado. Si los cristianos del siglo XXI creen que Jesús fundó una sola Iglesia, las responsabilidad reclama la escapatoria de un laberinto en el que no se ven las puertas de salida y en el que cada uno habla en un idioma distinto. La vuelta a los inicios del cristianismo, la independencia y la unidad entre patriarcados y la descentralización romana parecen ser hoy una quimera. Sólo nos queda la unidad en la oración, como diría el paradigmático Roger. Con ésta, la esperanza recobra sus fuerzas para atravesar el muro que separa a Babel de Pentecostés.

Weblografía: Consejo Mundial de Iglesias; La Santa Sede; FEREDE, Iglesia Ortodoxa Española; Iglesia Anglicana; ecumenismo.es; Comunidad de Taizé.


El Salvador accede a investigar el asesinato de Oscar Romero

noviembre 14, 2009

El Gobierno salvadoreño de Mauricio Funes consentirá la investigación del asesinato del arzobispo Oscar Romero. El nuevo mandatario izquierdista recula ante la posición mantenida por el anterior partido derechista. La Ley de Amnistía de la guerra civil será derogada para poder investigar los crímenes cometidos por los militares.

Segundos después de recibir el disparo // nodo50.org

El Estado de El Salvador recula en su posición, informando que investigará el asesinato del arzobispo Oscar Arnulfo Romero en 1980. Este cambio de rumbo se debe al acatamiento de un informe emitido por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que instaba realizar una investigación del asesinato, sancionar a los culpables, reparar a los familiares de la víctima y dejar sin efecto una Ley de Amnistía puesta en vigencia tras la guerra civil en ese país (1980-1992).

     Oscar Arnulfo Romero fue asesinado el 24 de marzo de 1980 por un francotirador contratado por la ultraderecha. Sus últimas palabras, pronunciadas un día antes en la catedral de San Salvador, estuvieron dirigidas a los militares. Un día después, sólo un disparo en el pecho, justo en el momento de alzar el cáliz en la capilla de un hospital, pudo acallar su voz. Pero al disparo se le unió la guerra civil y más tarde los largos años en el que gobernó El Salvador un partido de derecha, la Alianza Republicana Nacionalista (Arena), cuyo fundador, Roberto D’Aubuisson, fue también el presunto autor intelectual del asesinato, según determinó la Comisión de la Verdad, dependiente de la ONU.

     Si este proceso llega a feliz término, se podrá decir que la línea de actuación del izquierdista Funes ha puesto fin a más de 20 años de gobierno de la derecha, que ha ignorado la represión ejercida por los militares durante la Guerra Civil. Para que no haya  dudas de este avance, Morales ha recalcado que el gobierno trabajará con el fiscal, que es el encargado de adelantar la investigación del asesinato de Romero; y con el Congreso, que es el ente que puede derogar la Ley de Amnistía de 1993.

     En cualquier caso, el nuevo Gobierno va a comenzar de forma inminente con las reparaciones construyendo una plaza en homenaje a Romero y realizando un video sobre su vida. Al mismo tiempo, Funes también quiere plantear una compensación económica para los familiares afectados por la dictadura. Así lo expresó el presidente del Gobierno salvadoreño, el pasado verano celebrando el inicio de las actividades organizadas por los treinta años de la muerte del arzobispo: “el asesinato de Monseñor Romero no puede quedar impune”. 

Graffiti que hace memoria al arzobispo que luchó por la justicia // 4.bp.blogspot.com

     Si la siembra de esta semilla da sus frutos, quizá la figura de Oscar Romero sea desenterrada tanto a nivel internacional como eclesial. Si el proceso de beatificación del arzobispo ha ido demasiado lento ha sido porque “estaba el problema de que un bando político quería, equivocadamente, usarlo como bandera, como una figura emblemática. ¿Cómo hacemos para iluminar esta persona, sin permitir que la usen? Ese es el problema”, expresó Ratzinger hace tan solo un par de años. Ahora, lógicamente, se abre un nuevo telón donde el Vaticano no podrá resistirse a canonizar a este mártir cristiano.

(Video – 5´01″)

Weblografía: Informe emitido por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que instaba realizar una investigación del asesinato; Ley de Amnistía; Últimas palabras de Oscar Romero en su predicación el hospital; Esbozos de últimas predicaciones (por Jon Sobrino); Vida y obra de Oscar Romero (por Xavier Picaza)El Vaticano se resiste a beatificar a Monseñor Romero; Presidente Funes: Asesinato de Monseñor Romero no puede quedar impune” ;


El Museo del Vaticano resucita a Galileo

noviembre 4, 2009

La Iglesia romana ha inaugurado una muestra donde se honra los 400 años de Galileo Galilei. La exposición escenifica la contribución en el diálogo entre la ciencia y la fe, impulsado por los teólogos del siglo pasado. Pero Ratzinger ha rechazado reabrir el proceso que condenó al científico.

Telescopio de Galileo Galilei. Museo de Ciencias de Florencia // astrocomplutense.es

Galileo retorna a la Iglesia romana, pero esta vez para ser encumbrado en una exposición, llamada Astrum 2009: Astronomía e instrumentos. El patrimonio histórico italiano 400 años después de Galileo, que estará abierta hasta el 16 de enero del 2010 en los museos pontificios.

     La muestra pretende contribuir con las celebraciones del Año Internacional de la Astronomía, promovido por las Naciones Unidas. En la exposición se pueden admirar cerca de una centena y media de objetos relacionados con el científico: instrumentos, mapas, manuscritos, cuadros, códices y libros que abarcan la evolución de la ciencia astronómica desde sus primeros descubrimientos hasta la llegada del hombre a la luna.

     Pero el centro de la exposición lo ocupa la figura de Galileo, donde se observan recuerdos de su trayecto científico, como una réplica del telescopio en el que hizo sus primeras observaciones, las lentes de cristal de Murano que utilizaba para sus catalejos, o el borrador autógrafo de Sidereus nuncius sobre el descubrimiento de los cuatro primeros satélites de Júpiter.

     Concretamente, la muestra se divide en siete secciones: los instrumentos de la astronomía antes del telescopio, los telescopios de Galileo, la óptica italiana del siglo VII, los primeros observatorios italianos de  astronomía y cartografía celestial, el nacimiento de la astrofísica y el capítulo No sólo la astronomía.

Sala de la exposición // eluniversal.com

     Durante la presentación de la exposición, Tommaso Maccaro, presidente del Instituto Nacional de Astrofísica (INAF), ha destacado los elementos más importantes de la muestra. Para él, es pedagógico e ilustrativo que la exhibición se abra con una sección dedicada a los instrumentos existentes antes de que Galileo comenzase a estudiar la Luna, “cuando las observaciones se hacían mirando, hasta llegar a los complejos aparatos de hoy día”.

     Maccaro subrayó la importancia de estos objetos para la astronomía, pues “nos hacen comprender que la Tierra y el hombre no ocupan una posición privilegiada en este universo”. Pero, lo que de la figura de Galileo interpela decisivamente al hombre de hoy son sus observaciones, ya que según el científico, “validaron el modelo copernicano y la consiguiente revolución en la concepción del mundo”

(Video – 1:59)

La restitución de Galileo

Esta visión positiva de Galileo y de Copérnico no ha sido la misma en la sociedad de antaño. La posición de la Iglesia romana sobre el conocimiento empírico antes del Concilio Vaticano II, y la influencia eclesial en todas las esferas de la sociedad, demonizaron a este científico.

     En efecto, Galileo Galilei fue condenado por el Tribunal de la Santa Inquisición por haberse adherido a la teoría de Copérnico, quien sostenía que el Sol era el centro del Universo, en contra de la teoría de Ptolomeo que conjeturaba a la Tierra como núcleo del firmamento. Por ello, en 1616 se abrió el juicio a Galileo a partir de las denuncias del dominico Tommaso Caccini, concluyendo en 1633, momento en el que el científico fue obligado a abjurar de sus conocimientos.

     El presidente del Consejo Pontificio para la Cultura, el arzobispo Gianfranco Ravasi, ha señalado que la exhibición escenifica la restitución de este astrónomo, ya que muestra la compatibilidad entre el saber científico y el teológico, “magisterios paralelos y no en conflicto”. Asimismo, Ravasi ha recalcado que el Vaticano considera que, tras la rehabilitación de Galileo Galilei por Juan Pablo II en 1992, los tiempos ya “están maduros” para una nueva revisión de su figura, “a quien la Iglesia desea honrar”.  

Galileo frente al tribunal de la Inquisición (Cristiano Banti, 1857) // 1.bp.blogspot.com

     Fue el 31 de octubre de 1992, a los 350 años de su muerte, cuando Juan Pablo II rehabilitó solemnemente a este científico y criticó los errores de los teólogos de la época que dieron pie a tal condena. No obstante Karol Wojtyła pasó de puntillas por el proceso condenatorio de Galileo, pues no descalificó expresamente al tribunal que lo sentenció. Pero Wojtyla sí que ensalzó a este científico en un discurso de 13 páginas, leído en la Sala Regia del Palacio Apostólico, ya que lo calificó de “físico genial” y “creyente sincero”, “que se mostró más perspicaz en la interpretación de la Escritura que sus adversarios teólogos”. 

     Sin lugar a dudas, esta exposición es la escenificación de que la Iglesia de Ratzinger  no se arrepiente de desandar la hostil actitud de Roma hacia el progreso científico, camino que comenzó con mayor agilidad en los albores del Concilio Vaticano II. No obstante, a pesar de que la Iglesia católica haya reculado, el actual papa ha rechazado reabrir un proceso de hace más de cuatro siglos, porque, según Ravasi, “el Tribunal no puede estar siempre abierto”.

Weblografía: Museos del Vaticano; Santa Sede; Algunas consideraciones sobre el caso Galileo; Lección on line sobre el caso Galileo; Historia del telescopioEl primer telescopio se presentó hace cuarenta añosEl Vaticano honra a Galileo con una exposición


La Iglesia Católica caza a Anglicanos

octubre 27, 2009

Unos 400.000 miembros de la Iglesia anglicana se van a mudar a la católica. El corte tradicionalista de los conversos y el progresivo avance de los anglicanos ha sido el empuje de este cambio.  Aún no se sabe cómo afectará esta solución a la unidad de las Iglesias cristianas

 “¿Es necesario que la unidad de las Iglesias cristianas pase por el camino de la conversión?” ha sido una de las cuestiones más resonadas en las aulas de Teología durante esta semana. Y es que numerosos anglicanos de diversas partes del mundo han solicitado a la Santa Sede el ingreso en la Iglesia Católica. Pero detrás de este acontecimiento, otros de los asuntos que más repicaban en la prensa inglesa era “¿estaremos viendo el fin del anglicanismo tras la caza del Vaticano?” E incluso, algunas reflexiones, se atrevían a enjuiciar a base de nombres y apellidos: ¿será la actitud abierta del arzobispo anglicano de Canterbury, Rowan Willians, el que está encaminando a la Iglesia anglicana a su extinción?

Rowan Willian, arzobispo de Canterbury // ncr-iran.org

     Aunque el anuncio sorprendía por lo inesperado, ya que jamás se había visto un paso tan explícito de acercamiento de los anglicanos al catolicismo, “el asunto viene de atrás”, como anunció en una rueda de prensa en Roma, el prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el cardenal William F. Levada. No obstante, la apaciguada reacción del líder más sonado entre los anglicanos, Roman Williams, también fue motivo de sorpresa: “esto no debilitaría a la Iglesia Anglicana”. No obstante, comentó que había sido informado por Roma “hace solo dos fines de semana”.

El perfil de los conversos

El sucinto anuncio del católico William F. Levada no se refirió a la conversión de ningún grupo completo, hablando exclusivamente de “30 o 50 obispos” y “centenares de fieles que han manifestado su deseo de estar en plena visible comunión con la Iglesia Católica”.

     Pero podemos ir más allá de su escueta rueda de prensa si tenemos en cuenta que los primeros en mostrar su gratitud han sido los miembros de la Traditional Anglicans Comunión (TAC). Esta comunidad de cristianos anglicanos fue fundada en 1991 y está compuesta en la actualidad por 400.000 miembros extendidos por todo el mundo (África, Australia, Canadá, Pakistán, América Latina, Reino Unido, India, Japón y los Estados Unidos). Desde su origen han buscado la comunión tanto corporativa como sacramental con los católicos.

      El aparente ecumenismo de este grupo eclesial hay que estudiarlo desde otras pendientes que no responden de modo diáfano al mandato de Dios de ser uno como el Padre es uno. La motivación del cambio de Iglesia ha sido el paso progresista que las comunidades anglicanas han emprendido en los últimos años de su existencia debido a algunos temas que se discutieron en el pasado Sínodo de Lambeth. La decisiva apertura de los anglicanos se fundamenta en asuntos tan polémicos como el acceso de la mujer al episcopado o el ingreso de homosexuales al presbiterado, cuestiones que ya no parecen ser tan controvertidas en la Iglesia Católica como lo fue en los albores del Concilio Vaticano II.

Mujer obispo de la Iglesia Anglicana // radiocristiandad.files.wordpress.com

  Desde su comienzo, TAC ha llevado las negociaciones con el Vaticano tan enmudecidamente que la prensa no tenido casi tiempo de reacción. En cuanto TAC se fundó, su primado John Hepwort visitó la Santa Sede y presentó sobre el tapete romano sus propuestas. Meses después, en junio del 2008, el cardenal Levada remitió una carta al arzobispo asegurando la disposición de la Santa Sede a este grupo, utilizando el siguiente argumento ecuménicamente desesperanzado: “la situación de la Iglesia Anglicana en general se ha hecho todavía más compleja en este tiempo”.

La solución romana

La medida definitiva que Benedicto XVI ha puesto a los candidatos al catolicismo ha sido la de crear una Constitución Apostólica. Esto es, una sociedad como la del Opus Dei, que gozaría de la misma independencia en cuanto a los organismos territoriales de los católicos. Es decir, que esta nueva organización eclesial no estaría sometida a los obispos de cada diócesis, sino que tendrían sus líderes y jerarcas particulares.

     La introducción de esta segunda Prelatura Personal en la Iglesia Católica permitirá, según Levada, que los clérigos casados anglicanos fueran admitidos por el rito católico. Ahora bien, sin aportar explicaciones sólidas zanjó el tema del episcopado diciendo que “por razones históricas y ecuménicas no permitirán más ordenación de hombres casados o de obispos”. Por tanto, en cuanto a los candidatos al presbiterado, en ocasiones futuras no se admitirán a aquellos cristianos que quieran compatibilizar el ministerio con el matrimonio. No obstante, los miembros de esta nueva Prelatura podrán abrir su propia casa de formación, “para responder a necesidades particulares de formación en el patrimonio anglicano”, según explicó Levada.

¿Avance ecuménico?

Cuarenta años después del decreto sobre la unidad de los cristianos del Concilio Vaticano II, Unitatis Redintegratio, ¿se ha llegado a algún puerto fructífero en materia ecuménica? Esta es la pregunta más fundamental que pulula por la atmósfera de este sonoro anuncio. Pero otra cuestión a plantear es por qué el experto de la Santa Sede en ecumenismo, el cardenal Walter Kasper, ha enmudecido ante esta iniciativa. Su última publicación sobre la unidad de la Iglesias cristianas (Harvesting the Fruits) y el anuncio sobre el simposio de febrero de 2010, donde se discutirá el futuro del ecumenismo occidental, pone en duda si el cardenal habrá secundado esta iniciativa romana.    

 

Último encuentro entre el arzobispo Rowan Willian y Benedicto XVI en el 2006 // iglesianglicanavzla.org

     En este sentido, los anglicanos de la Low Church (los más cercanos a las Iglesias evangélicas), criticaron la iniciativa vaticana, acusando a Roma de intentar capitalizar sus disputas internas para intentar dividir al clero. Otros mostraron un desacuerdo rotundo con que los líderes anglicanos que no fueran consultados o informados con un tiempo razonable por el Vaticano. E incluso las editoriales de la prensa generalista inglesa, en general, mostraba su disconformidad ante el proceso de los acuerdos.

     Según la publicación británica Saturday Times, el exobispo de Canterbury, Lord Carey, afirmó que su sucesor, Rowan Williams, fue avisado con menos de un día de margen, declarando sin ningún tipo de paliativos: “Creo que en la época en la que estamos, es inexcusable que Roma hiciera esto sin consultarnos”, indicó.

     Por su parte, Stephen Trott, miembro del Grupo Católico del organismo rector de la Iglesia de Inglaterra The Synod, aseguró a la BBC que “el anuncio fue inoportuno” y que “llegó en un momento delicado del debate en torno a la ordenación de mujeres sacerdotes”.

     Ahora sólo cabe esperar y observar el transcurso de los acontecimientos para que la historia juzgue si este cambio está en la línea del encomiable trabajo del Consejo Mundial de Iglesias y del documento Vaticano II Unitatis Redintegratio. Los expertos no creen que cuantitativamente la Iglesia Anglicana se sienta debilitada, ya que de los 78 millones de fieles solo se marcharían 400.000.

    En España, el pasado fin de semana, los anglicanos han continuado asistiendo a sus lugares de culto. Y muchos de sus fieles han preguntado a sus presbíteros si piensa aceptar la autoridad del Papa, después de que el Vaticano abra las puertas a los grupos de anglicanos que quieran volver al redil de Roma. La respuesta que a todos sus fieles daba Juan Zamora, presbítero de una comunidad anglicana de Sevilla, era tan precisa como taxativa: “estamos unidos por Cristo, pero seguiremos separados de Roma, porque para nosotros no es la referencia infalible de los cristianos”.

Weblografía: Consejo Mundial de Iglesias; The Church of England; The Traditional Anglican Chuch (TAC); Comunicado de la Santa Sede;  Dios los une, Roma los separa; Vattican bidding to Get Anglicans ton Join Its Fold; Ecclesiastical Pick up Stix; Cost of Chuch of England bishops increases by 2 millon; Lord Carey áppalled´s by Pope´s treatment of Dr. Rowan Willian; Los anglicanos debatieron la oferta de Roma.